Quesos

El queso es un alimento fresco o curado, resultado de la coagulación de la leche y separación del suero. Existen cientos de tipos de quesos en función de la leche utilizada, la maduración, microorganismos añadidos, etc.

Según su procedimiento de elaboración, se clasifican en quesos frescos, quesos afinados, madurados y fermentados, y quesos fundidos.

El valor nutritivo de los quesos es incuestionable, fundamentalmente por la riqueza en proteínas y calcio, pero su elevado contenido calórico y graso - entre el 22 y el 50% -  puede ser un inconveniente.

Diariamente
(2 raciones de 50-80g)

Consejos

 

A pesar de la gran variedad de quesos que existen los que mejor se digieren son los menos curados, entre los que figuran los del tipo Burgos y el requesón.

Les siguen los de pasta más dura, como el manchego, el gruyère, el emmental y el parmesano.

¿Cuanto cantidad debo darle a mi hijo?

  • La moderación es la norma que debe seguirse en el consumo de quesos, cualquiera que sea la clase a la que pertenecen.
  •  Cuanto más curado es un queso más grasa contiene, por eso su consumo debe ser limitado, sobre todo niños con obesidad o colesterol elevado.
  •  Siempre que se consuma queso debe ser en lugar de la porción de carne, pescado o huevos. Así no se incrementarán las proteínas y las grasas.