Leche

La leche es un alimento muy completo y una importante fuente de vitaminas, indispensable durante la época de crecimiento.

Las proteínas de la leche son consideradas de alto valor biológico, ya que presentan un gran contenido en aminoácidos esenciales. 

La leche de vaca sólo contiene un hidrato de carbono llamado lactosa responsable de su sabor ligeramente dulce. Muchos adultos desarrollan intolerancia a la lactosa.

En la grasa de la leche predominan los ácidos grasos saturados. Además es una importante fuente de vitaminas (vitaminas A, B, D3, E). La vitamina D es la que fija el fosfato de calcio a dientes y huesos, por lo que es especialmente recomendable para niños.

Diariamente
(1-2 vasos)

Consejos

 

Los productos desnatados tienen la ventaja de aportar menos calorías, grasas
saturadas y colesterol y son algo más ricos en proteínas.

Si a tu hijo no le gusta la leche, te indicamos algunas alternativas.

  • Bebidas vegetales de soja, arroz, avena o almendras. Siempre enriquecidas en calcio. Puedes hacer bechameles y salsas con estos productos.
  • Otros alimentos de origen vegetal ricos en calcio: espinacas, acelgas, soja, higos secos, tofu, almendras, sésamo, nueces, pistachos …