Cereales y derivados

El aporte nutricional de los cereales  es de tipo calórico principalmente, al consumirse refinados. Las variedades integrales aportan minerales, vitaminas y fibra.

Aportan también proteínas, pero de menor calidad que las procedentes de los alimentos de origen animal, pero pueden combinarse con legumbres para obtener una proteína completa.

Contienen también calcio, hierro y todas las vitaminas del complejo B. Carecen de vitamina A y de vitamina C. Los cereales son también ricos en potasio y fósforo.

Se incluye en este grupo también las pastas, sémolas, galletas, panes y cualquier otro alimento elaborado a partir de harinas cereales.

Diariamente
(4-6 raciones - una ración es
una rebanada)

Consejos

 

El gluten que contienen puede no ser tolerado por algunos niños -enfermedad celiaca - en tal caso su consumo está absolutamente prohibido, salvo el maíz y el arroz que son los únicos cereales sin gluten.

Alimenta a tu hijo con las variedades integrales:

  • El pan integral, preparado con harina completa de trigo, contiene más cantidad de vitaminas y minerales que el pan elaborado con harinas blancas.
  •  También hay pastas preparadas con harinas de trigo integral, que son las más recomendables.
  • El arroz integral tiene ventajas con respecto al arroz blanco, ya que conserva la vitamina E, las vitaminas del grupo B y la fibra, que desaparecen casi totalmente durante el proceso de refinado.

Hay que prestar atención a la composición de las galletas, ya que aparte de la harina, están elaboradas con azúcares y materias grasas.

Este grupo de alimentos suelen gustar mucho, con lo que son un buen vehículo para que coman alimentos que no le gustan.